Marketing elevator pitch
18142
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-18142,bridge-core-2.2.7,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-21.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
ELEVATOR PITCH. ¡APROVECHA LA OPORTUNIDAD!

Imagina que tienes 2 minutos para presentarte y vender. Venderte tú, a tu empresa o un producto. Aprovéchalos. Eso no significa dar toda la información que te venga a la cabeza sin ningún tipo de orden. Piensa muy bien lo que quieres decir, a quién y con qué objetivo. Cuando lo tengas claro, decide cómo lo vas a contar.

 

El elevator pitch permite, en un tiempo breve, despertar el interés sobre ti o tu proyecto y conseguir una segunda cita. Te ayuda a dar a conocer tu idea y la acción para llevarla a cabo. Te sirve desde para acercarte a alguien quince segundos en medio de un evento hasta para hablar cinco minutos sobre un escenario y convencer.

 

Si se trata de un elevator pitch personal, lo primero que necesitas es saber cuánto vales. Cuál es tu formación, experiencia, habilidades y actitud. En el caso de una presentación de empresa o de producto, debes tener muy claro cuál es tu diferencia competitiva, que soluciones aportas o cuáles son los beneficios para el cliente, socio o inversor. Suele ser muy útil plantear un problema y ofrecer una solución. Recuerda contar casos de éxito. Y di lo que quieras decir. Los demás no somos adivinos.

 

A la hora de redactarlo, intenta que quede bien claro quién eres y cuáles son tus valores, a qué se dedica tu empresa y cuál es tu diferencia competitiva. Te recomiendo que sea un texto conciso y bien estructurado, que despierte curiosidad, transmita emociones y que incluya una invitación a la acción.

 

Ten claro cuál es tu idea, qué buscan tus interlocutores, qué aportas al mercado y el beneficio que va a obtener el socio o el cliente… Cuando lo comuniques, sorprende gratamente, realiza una exposición clara, directa y sencilla, sé breve y muestra tus proyectos de una forma visual y gráfica.

 

Es importante escribir un buen texto pero también saber exponerlo con seguridad y confianza. Cuida tu voz y tus gestos y lograrás tus objetivos.

 

Para entrenar tu elevator pitch, prueba y ve mejorando. Ahí van unos ejemplos de Juan, Pilar, Santiago y Daniel. Han sido muy valientes igual que sus compañeros de taller. Es una primera toma de contacto así que de aquí hacia arriba.

 

Juan plantea un problema y aporta una solución. Le hemos recomendado que de más protagonismo al vídeo e incluso que empiece por él, que intente construir frases más sencillas y que “centrifugue” la información para quedarse con lo esencial. Puede mejorar la presentación, utilizar un diseño más bonito en el que aparezcan más fotos de bebés a pantalla completa y con los colores y diseño parecido al packaging de su producto.

 

Pilar empieza con un dato y un ejemplo muy claro que le ha permitido contactar con todos los asistentes. Luego pierde el hilo y utiliza demasiadas muletillas. No hace falta saber todo el texto de memoria, solo el principio y el final y tener claras las tres ideas que conforman la estructura. Si sigue trabajando, lo logrará.

 

Santiago tiene muy buena voz y se ha esforzado por no correr y controlar sus gestos. Ha redactado un texto muy extenso y, por eso, se ha perdido a la hora de exponerlo. Si simplifica frases e ideas lo va a hacer muy bien.

 

Daniel muestra el producto de forma sencilla y natural, utiliza demasiado la palabra “cosa”. Buenas estructura. Si practica, practica y practica notará los resultados.

 

Supera los miedos, conócete mejor y gana autoconfianza. Entrena y lo conseguirás. ¡Ten valor y ponte en valor!

 

* Ana Aínsa. Periodista, entrenadora de portavoces y consultora de empresas en BYACOMUNICACIÓN

Juan Antonio Alarma Jimenez de WONDER ELEMENTS SL (SLEEPING BABY PLAY)

Pilar Sánchez de FELTWOOD ECOMATERIALES S.L.

Santiago Valero Rodríguez de JOBTODRON PLATAFORMA DIGITAL SL

Daniel Rodríguez Pérez CYCLIC